Queso

En Suiza se elabora queso desde tiempos inmemoriales. Y los suizos consumen queso en grandes cantidades.

Mujer con una tradicional tina quesera
© AOP / IPG

En Suiza existen más de 450 tipos de quesos. Quesos duros y blandos, quesos frescos, quesos alpinos, quesos campesinos, queso rallado, todos tienen su propio carácter. El gruyere es el queso más famoso de Suiza y el de mayor volumen de producción, seguido por el queso “emmental” y la mozzarella. Otras marcas como Sbrinz o el queso de Appenzell, la “raclette” o el “Tête de moine” (cabeza de monje) también gozan de una excelente reputación. 

La elaboración del queso tuvo ya muy pronto una gran importancia en los ámbitos campesinos de la montaña suiza. En el siglo XV empezó a introducirse el uso del cuajo, un fermento, que hizo posible la conservación del queso por un tiempo mucho más prolongado, convirtiéndolo así en un alimento básico. Desde el siglo XVIII se exporta queso suizo a los países europeos. 

En la actualidad, la producción anual de quesos suizos ronda las 180.000 toneladas. Un tercio se destina a la exportación, principalmente a Francia, Italia y Alemania.

Informaciones complementarias