Tránsito

Suiza asume un papel especial en la red europea de comunicaciones porque una parte importante de los transportes internacionales de mercancías y del transporte de viajeros de tránsito entre el norte y el sur de Europa atraviesa los Alpes.

Túnel de base del Gotardo
Túnel de base del Gotardo. © Alp Transit Gotthard SA

Suiza ha construido varios túneles ferroviarios y de carretera a través de los Alpes para permitir el transporte de viajeros y bienes a través de la cordillera alpina. En 2015, el volumen de mercancías transportado en carreteras y ferrovías a través de los Alpes se elevaba a 39 millones de toneladas, duplicando el volumen de 1981, un año después de inaugurarse el túnel viario del Gotardo. A diferencia de los países vecinos, Suiza utiliza sobre todo las vías férreas para el transporte transalpino de bienes. De hecho, persigue una política de traslado del transporte de mercancías de la carretera al ferrocarril con el objetivo de reducir el tráfico de camiones en el tránsito alpino y proteger a la población en las regiones montañosas afectadas.

Para frenar el aumento del tráfico de mercancías y mejorar la oferta para el transporte de viajeros en el tránsito alpino, la Confederación está construyendo nuevas líneas ferroviarias transalpinas (NFTA), uno de los proyectos de construcción más grandes a escala mundial. Con las NFTA, Suiza ofrece a Europa una alternativa eficaz al transporte viario de bienes y personas. Gracias a la integración en la red ferroviaria europea y a la conexión con los trayectos de alta velocidad, Suiza fomenta también el tráfico de viajeros entre las principales ciudades europeas.

Las NFTA abarcan tres nuevos túneles de base a través de los puertos de los macizos de Lötschberg, San Gotardo y Ceneri, además de las correspondientes vías de acceso adaptadas. Las llamadas líneas ferroviarias «llanas», con menos declive, permiten la circulación con velocidades más elevadas, con lo que pueden transitar trenes de carga más pesados, ofreciendo así una alternativa al tráfico de mercancías en Europa. El nuevo trayecto de Lötschberg fue inaugurado en 2007, y la explotación de la nueva línea del Gotardo será posible a partir de 2019, tras la inauguración del túnel de base del Gotardo en 2016 y del túnel del Ceneri en 2019. Con una longitud de 57 km, el túnel de base del Gotardo constituye el túnel ferroviario más largo del mundo.