La ayuda humanitaria, un eje de intervención entre otros

Una mujer camina frente a una tienda de los refugiados.
La violencia persistente en Siria ha forzado a millones de personas al exilio. © COSUDE

Ante la magnitud de la crisis humanitaria en Siria y en la región, el compromiso de Suiza sobre el terreno reposa sobre tres pilares: Suiza ayuda a la población afectada en el plano humanitario, contribuye a la búsqueda de una solución pacífica al conflicto y defiende una implementación respetuosa del derecho internacional. La acogida en Suiza de refugiados suizos constituye un signo de solidaridad suplementaria  para con las víctimas de la guerra.

Suiza se compromete de manera coordinada, junto con la comunidad internacional, a fin de aliviar los sufrimientos de las víctimas de la crisis siria  Además de la COSUDE, la diplomacia suiza, la División Seguridad Humana y la Dirección del Derecho Internacional Público del DFAE obran en nombre del gobierno suizo a tres niveles:

Ayuda humanitaria y promoción de la resiliencia

La ayuda humanitaria suiza está dirigida a la población civil necesitada independientemente de su pertenencia étnica, religiosa o política. La ayuda se presta según las necesidades y se basa en los principios humanitarios (neutralidad, imparcialidad, independencia, humanidad). En Oriente Medio, Suiza se centra en cuatro prioridades: Contribuciones financieras y en especie a organizaciones, implementación de proyectos propios, envío de expertos técnicos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA) a organizaciones contraparte, así como diplomacia humanitaria y promoción de la coordinación internacional de las ayudas.

Suiza centra sus esfuerzos en la protección y apoyo a las víctimas del conflicto en Siria y a los refugiados sirios. Asimismo, pone todo su empeño en reforzar la resiliencia de la población afectada en Siria y en los países vecinos. En este sentido, la COSUDE apoya proyectos que crear un camino viable no sólo sobre la base de ayuda directa, pero que promueven la autosuficiencia y la prosperidad sostenible.

Búsqueda de una solución política al conflicto

Suiza trabaja al mismo tiempo en el plano internacional y a nivel local a fin de reunir las condiciones necesarias para una solución política al conflicto sirio. Suiza apoya los esfuerzos del enviado especial de la ONU para Siria. Asimismo, trabaja estrechamente con ONGs suizas e internacionales, así como con diversos actores sirios a fin de identificar y apoyar iniciativas de cese al fuego y de paz duradera. Paralelamente, Suiza identifica y apoya a grupos de la sociedad civil siria susceptibles de convertirse en actores clave en los esfuerzos de resolución del conflicto.

Defensa del derecho internacional

Con su larga tradición de neutralidad, ofreciendo sus buenos oficios a partes en conflicto, Suiza goza de una posición única en la esfera internacional y es un defensor creíble del Derecho Internacional Humanitario (DIH), de los derechos humanos, del diálogo y de la resolución no violenta de conflictos. Suiza aboga por que todas las partes del conflicto respeten el Derecho Internacional Humanitario.

Suiza contribuye activamente al desarrollo de iniciativas de la llamada justicia  " transicional" a fin de  documentar las violaciones del DIH y evitar otras. En este sentido, en el marco de la Asamblea General y del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Suiza ha pedido en varias ocasiones que el Consejo de Seguridad de la ONU someta la situación siria a la Corte Penal Internacional (CPI), a fin de que los autores de crímenes de guerra o de crímenes contra la humanidad - sea cual sea su bando - no queden impunes.

Acogida en Suiza de personas vulnerables

Paralelamente a su compromiso humanitario y diplomático, Suiza se esfuerza por acoger en su territorio a refugiados sirios particularmente vulnerables. Un proyecto piloto lanzado en 2013 en estrecha colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha permitido a 462 de ellos venir a instalarse en Suiza (situación a mediados de septiembre de 2015). El 18 de septiembre de 2015, el Consejo Federal llevó a cabo una nueva evaluación de la situación y decidió que Suiza participará en el primer programa europeo de reparto (reubicación) de 40.000 personas necesitadas de protección adoptado en julio por la Unión Europea (UE). En este sentido, Suiza acogerá hasta 1500 personas que ya han sido registradas en Italia o en Grecia. Las personas admitidas en virtud de este programa serán imputadas al contingente de 3000 personas necesitadas de protección aprobado en marzo de 2015.