División América Latina y Caribe

Entre las prioridades de la División América Latina y Caribe figuran América Central (Nicaragua, Honduras), Bolivia, Cuba y Haití. Sus programas abarcan los sectores de la gobernanza local y de la descentralización, la creación de empleo e ingresos, el cambio climático y el agua. En los contextos frágiles (Honduras, Haití), se hace hincapié en la prevención de la violencia, la promoción de los derechos humanos y la consolidación del Estado. La División es el centro de competencias de la promoción de la economía y del empleo y trabaja en favor del desarrollo del sector privado, de la formación profesional y del sector financiero (microfinanzas, ahorro, crédito, microseguros). Sus principales contrapartes son el Banco Interamericano de Desarrollo y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.