Denunciar y combatir la violencia de género en Mongolia


Retrato de dos trabajadoras sociales mongolas.
En Mongolia, todavía son pocas las trabajadoras sociales que acogen a las víctimas de la violencia doméstica. © COSUDE Mongolia ©

Desde principios de siglo, Mongolia vive un recrudecimiento de la violencia doméstica. No obstante, debido a la absoluta falta de datos, se trata de un fenómeno difícil de evaluar y sigue prevaleciendo una cultura de la impunidad. La COSUDE desea subsanar esta situación mediante una encuesta nacional. Al mismo tiempo, tiene el propósito de fortalecer las instituciones, establecer servicios competentes y sensibilizar a la opinión pública.

Región/País Tema Período Presupuesto
Mongolia
Governance
Derechos humanos
Desarrollo de los servicios legales y judiciales
Derechos humanos (incluidos los derechos de las mujeres)
01.05.2016 - 30.04.2020
CHF 4'090'000

La violencia de género – y la violencia doméstica en particular – constituye una de las infracciones más comunes de los derechos humanos en Mongolia. Desde principios del siglo XXI, las transformaciones políticas y socioeconómicas han desestabilizado el país y han provocado, al igual que en muchos otros países de la antigua Unión Soviética, un inquietante recrudecimiento de este fenómeno. Este tipo de violencia, que a menudo va a la par con el consumo de alcohol, la prostitución y la falta de seguridad, no solo se ha extendido por los pueblos de mineros, sino también por las zonas suburbanas y rurales. Dado que en última instancia, la violencia de género es una consecuencia de las desigualdades de poder entre los hombres y las mujeres, para la COSUDE la promoción de la igualdad de género en la sociedad y los órganos de gobierno de Mongolia es una condición fundamental para reducirla.

Comprender mejor el problema para poder actuar

Mongolia es signataria de la mayoría de acuerdos internacionales de derechos humanos, incluida la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Sin embargo, a pesar de la adopción en 2004 de una ley para combatir la violencia doméstica, en Mongolia sigue prevaleciendo una cultura de la impunidad: muchos casos no son denunciados, las víctimas no gozan de ninguna protección y los medios para luchar contra este problema son prácticamente inexistentes.

La falta de datos estadísticos, un elemento crucial para la comprensión de esta realidad y para la introducción de medidas adecuadas y su seguimiento, limita la capacidad de luchar contra estos delitos. Por este motivo, la COSUDE ha propuesto realizar una encuesta a escala nacional sobre la violencia de género. Al mismo tiempo, se trabajará para fortalecer las instituciones estatales responsables y garantizar el acceso a la justicia. Asimismo, se establecerá una colaboración con la policía, las instancias judiciales, un equipo de psicólogos y la asistencia médica. Por otra parte, la COSUDE tiene la intención de dar una mayor visibilidad pública a este problema solicitando la cooperación de los medios de comunicación y de las escuelas, y alentando a las víctimas a buscar ayuda y denunciar a los maltratadores para que comparezcan ante la justicia.