Suministro de energía: mejorar las condiciones de vida y los procesos de producción

Una mujer posando delante de una lámpara que alumbra una mesa.
El acceso a la electricidad les facilita a las capas pobres de la población realizar actividades como cocinar y calentarse. © Fondation Antenna Technologies

Un aprovisionamiento energético seguro y abordable mejora las condiciones de vida de las personas y los procesos de producción, ambos indispensables para el desarrollo sostenible, la protección climática y menos pobreza. Con el Programa global Protección climática, la COSUDE promueve el acceso a una energía limpia y renovable, la eficiencia energética, así como el aire puro.

Compromiso de la COSUDE

El desarrollo social y económico se hace casi imposible sin acceso a una energía limpia, eficiente y renovable, así como a aire puro. De ello depende, entre otras cosas, la mejora de las condiciones de vida. El Programa global Cambio climático se centra en tres campos de actividad:

  1. Acceso a una energía limpia y renovable
  2. Promoción de la eficiencia energética
  3. Contribución al aire puro 

Disponer de un acceso más amplio a una energía moderna y renovable estimula la economía y ayuda a las personas a afrontar de mejor manera las consecuencias del cambio climático. En India, p. ej., el Programa global Cambio climático promueve tecnologías innovadoras para que en las zonas rurales se cubran las necesidades de la población en el ámbito energético. A nivel global, la COSUDE apoya a "Energizando el Desarrollo", un partenariado entre varios países que proporciona acceso a la electricidad y a combustible para calefacción a familias pobres. De esa manera, son posibles actividades como cocinar y calentarse, lo que tiene un impacto positivo en la salud de las personas y en el medio ambiente ya que disminuye la deforestación.

Suiza cuenta con una larga experiencia en el ámbito de la eficiencia energética, así como en la tecnología y la ciencia conexas. Por esta razón, la COSUDE apoya con el Programa global Cambio climático a pequeñas y medianas empresas, p. ej., en la producción energéticamente eficiente de ladrillos y otros materiales de construcción. Esta transferencia de conocimientos contribuye a ahorrar energía y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero especialmente en países con una economía emergente.

La COSUDE promueve plataformas multilaterales y proyectos que se articulan en torno a tecnologías eficientes y limpias. En América Latina, p. ej., la COSUDE apoya la introducción de motores diésel limpios en los autobuses urbanos. Además, se compromete a favor de una legislación dotada de medidas destinadas a lograr un aire puro.

Con los tres ámbitos de trabajo complementarios, la COSUDE contribuye a que en el ámbito energético países en desarrollo y Estados con una economía emergente se concienticen y centren en la sostenibilidad. Una gestión bien concebida de los recursos naturales y una menor dependencia de combustibles fósiles ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como los conflictos conexos. 

Contexto

Alrededor de 1.6 mil millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a la electricidad y más de 2.5  mil millones aún cocinan y se calientan únicamente con biomasa, sobre todo leña.

La falta de acceso a formas de energía modernas impide el desarrollo y tiene un impacto negativo para la salud. Un ejemplo son los gases de combustión de las chimeneas domésticas. Los fluctuantes precios energéticos y la dependencia de combustibles fósiles representan otros riesgos sobre todo para las capas pobres y vulnerables de la población. 

Alrededor de dos tercios de las emisiones globales de  CO2 son  producidas por el consumo de energía. La creciente demanda de  energía, especialmente en los países en desarrollo y los países con una economía emergente, así como el gran consumo de carbón hacen aumentar las emisiones de CO2. Ello muestra que el aprovisionamiento energético, la lucha contra la pobreza y la reducción de los efectos del cambio climático están íntimamente relacionados. Los desafíos conexos han de afrontarse de forma global. 

Desafíos actuales

En muchos aspectos, la energía es esencial para el desarrollo sostenible. El acceso  a una energía abordable es un requisito previo para una mejor producción agrícola e industrial y, por consiguiente, también indispensable para la reducción del hambre y de la pobreza.

La energía limpia contribuye a una mejor gestión de todos los recursos ya que, p. ej., se desforestan menos bosques y se preservan los circuitos de agua. Alcanzar los objetivos de desarrollo significa, entre otras cosas, encontrar soluciones a las cuestiones energéticas. Mejorar el acceso de las capas pobres de la población a los servicios energéticos y organizarlos ecológica y eficientemente son los desafíos que se plantean a la cooperación al desarrollo.