Prevenir la violencia doméstica en Tayikistán

Proyecto terminado
Cinco actores de teatro representan una escena de la vida cotidiana.
El teatro es uno de los principales medios de comunicación utilizados en los pueblos de Tayikistán para cuestionar la excesiva tolerancia a la violencia doméstica. © COSUDE

En la población de Tayikistán, mayoritariamente rural, existen numerosos casos de violencia doméstica. Las mujeres pagan un alto precio por la cultura de impunidad con respecto a la violencia perpetrada contra ellas. En este contexto, la COSUDE se moviliza para conseguir un cambio de mentalidad y apoyar, en la práctica, una serie de estructuras que presten asistencia a las víctimas.

Región/País Tema Período Presupuesto
Tayikistán
Derechos humanos
Conflito y fragilidad
Governance
Derechos humanos (incluidos los derechos de las mujeres)
Asistencia psicosocial (till 2016)
Desarrollo de los servicios legales y judiciales
01.09.2012 - 30.09.2016
CHF 4'080'000

En Tayikistán, es raro que los hombres que cometen actos de violencia contra sus mujeres sean detenidos o procesados. Y lo que es aún más alarmante: según diversos estudios, la mitad de las mujeres tayikas considera aceptable que un hombre castigue físicamente a su esposa. Ante estas dos constataciones, la COSUDE ha decidido participar activamente en la prevención de la violencia doméstica, una práctica que lamentablemente es muy común en el país.

En 2013, Tayikistán promulgó una ley sobre la violencia doméstica. Asimismo, ha ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. No obstante, todavía queda mucho por hacer para defender y hacer efectivos los derechos de las mujeres víctimas de la violencia. En vista de ello, la acción de la COSUDE responde a tres objetivos principales:

  • Reducir la aceptación de la violencia doméstica
  • Apoyar la aplicación de la ley sobre la violencia doméstica
  • Mejorar el acceso de las víctimas de la violencia a las estructuras de apoyo psicosocial y jurídico  

Actividades de sensibilización

En el contexto actual de Tayikistán, lograr un cambio de mentalidad resulta un objetivo primordial. Desde la independencia del país en 1991, las mujeres tayikas sufren numerosas discriminaciones, tanto cuando buscan un empleo, como cuando desean beneficiar de un seguimiento médico de su embarazo, o cuando deben asumir solas la función de cabeza de familia tras la marcha de sus maridos al extranjero para encontrar un trabajo mejor remunerado. Tratadas como chivos expiatorios, a veces también sufren actos violentos por parte de sus familias políticas. La violencia puede ser física, psicológica o de tipo económico.

Ante esta realidad, la COSUDE apoya desde 1999 diversas actividades de sensibilización de la población, tales como campañas de información, vídeos educativos, dibujos animados o formaciones destinadas a la policía, los profesionales de la salud o los jefes de las aldeas, sin olvidar a los dignatarios religiosos, pues tienen una gran influencia en el cambio de comportamiento.

El fruto de estas actividades de información ya es perceptible. En 2010, los centros de acogida y las ONG apoyadas por la COSUDE registraron 1499 casos de violencia doméstica. Dos años más tarde, su número pasó a 1712, sin duda a causa de la toma de conciencia por parte de las mujeres de sus derechos.

Aplicar la ley

Tras la sensibilización, es preciso proponer asistencia a las mujeres víctimas de la violencia. Si bien la ley de 2013 supone un principio de reconocimiento, todavía no les garantiza automáticamente recibir una atención. La COSUDE colabora con la Comisión de Asuntos de la Mujer y la Familia de Tayikistán, así como con tres ministerios gubernamentales (Interior, Salud y Educación) para coordinar los esfuerzos estatales y de la sociedad civil con miras a una aplicación eficaz de la ley y de su plan de acción.

La División de Seguridad Humana (DSH) del DFAE completa los esfuerzos de la COSUDE aportando sus conocimientos especializados. Suiza es una contraparte de primer orden para las autoridades tayikas por lo que respecta a la elaboración de nuevas políticas y reformas orientadas a la promoción del Estado de derecho y de los derechos humanos.

Asistencia a las víctimas

Sobre el terreno, la COSUDE apoya financieramente a varias ONG y dos “centros de crisis” que prestan asistencia psicosocial y jurídica a las víctimas de la violencia doméstica. En 2014, 2500 personas (el 80% de ellas mujeres) recibieron una ayuda psicosocial y se llevaron 60 casos de violencia a los tribunales, que casi siempre dieron lugar a un dictamen a favor de las víctimas.

En más de nueve de cada diez casos, las mujeres que se dirigieron a una estructura apoyada por la COSUDE lograron escapar a la violencia padecida y encontrar la manera de empezar una nueva vida.

Estas cifras alentadoras deberían poder generalizarse: desde una perspectiva de sostenibilidad, la COSUDE trabaja, a escala local y nacional, para que el Estado vaya haciéndose cargo progresivamente de las víctimas en unidades en los hospitales y centros de atención primaria. A tal efecto, se invita a trabajadores sociales, policías, psicólogos y profesionales de la salud a especializarse en el ámbito de la violencia doméstica.