Una obra al servicio de Europa – La inauguración del túnel de base del San Gotardo en 2016

El 1 de junio de 2016 se inauguró oficialmente el túnel ferroviario más largo del mundo: El túnel de base de San Gotardo. Como parte integrante del proyecto de la Nueva Líea Ferroviaria Transalpina (NFTA), el túnel de base del San Gotardo es la pieza maestra del corredor europeo Rhin-Alpes para el transporte de mercancías. Esta obra secular supone una contribución sustancial de Suiza a las infraestructuras europeas de transporte y es, al mismo tiempo, un símbolo de valores helvéticos como la innovación, la precisión y la fiabilidad. El 11 de diciembre de 2016, los Ferrocarriles Federales Suizos (FFS) iniciaron su explotación comercial.

Portal nord Erstfeld © AlpTransit Gotthard AG

El corredor Rhin-Alpes

El corredor ferroviario entre Róterdam/Amberes y Génova es por su volumen el eje más importante en Europa para el tráfico de mercancías. Subiendo el Rhin a través del corazón industrial de Europa, conecta regiones en pleno auge económico como Róterdam, Ámsterdam, Amberes, Colonia, Fráncfort del Meno, Basilea, Zúrich, Milán y Génova. Se prevé que los volúmenes fletados en esta línea van a crecer todavía más. La UE otorga prioridad al corredor Rhin-Alpes por lo que tiene previsto invertir cerca de 25.000 millones de euros en el curso de los próximos años. El corredor se enmarca en la política europea para el desarrollo de la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T) y desempeña un papel precursor.

El pueblo suizo favorable a una política de transporte sostenible

Desde los años 1980, Suiza apuesta por una política de transporte sostenible, cuya prioridad es el trasbordo del tráfico transalpino de mercancías de las autovías al ferrocarril. El electorado suizo ratificó esta política en repetidas ocasiones. Así aprobó con amplias mayorías (el 64% de votos favorables en ambas votaciones) tanto el concepto de la NFTA, el 27 de septiembre de 1992, como su modelo de financiación, el 29 de noviembre de 1998. Por tanto, este proyecto de envergadura fue legitimado en las urnas mediante los procedimientos de la democracia directa.

La NFTA, un proyecto secular

La NFTA es el proyecto de construcción más grande jamás realizado por Suiza. Comprende tres nuevos túneles de base (Lötschberg, 34,6km; San Gotardo, 57,1km; Ceneri, 15,4km) y la construcción de vías de acceso. El túnel de base del Lötschberg lleva operando desde 2007 y el del Ceneri se inaugurará en 2020. Suiza invierte 23.500 millones de francos (21.500 millones de euros) en la construcción de la NFTA, el equivalente del 3,5% de su producto interior bruto (PIB).

Una vez terminadas las obras del Ceneri y de las vías de acceso, los trenes podrán atravesar los Alpes sin apenas necesidad de superar pendientes. El tiempo para el trayecto entre Zúrich y Lugano se reducirá a aproximadamente 45 minutos para el transporte de pasajeros; al mismo tiempo los trenes de mercancías podrán cruzar los Alpes con mayor rapidez y menor número de locomotoras. El tráfico ferroviario será más eficaz y más fiable, el ferrocarril será más competitivo y el mercado interior europeo se verá reforzado. Rentabilidad económica y protección de los Alpes irán de la mano.

El túnel de base del San Gotardo, una obra superlativa

Los primeros trazados para un túnel de base entre Amsteg y Bodio fueron esbozados ya en el año 1947. Casi 70 años más tarde y después de 17 años de construcción el túnel de base del San Gotardo con sus 57,1 kilómetros destrona el túnel de Seikan en Japón, que con sus 53,9 kilómetros era hasta ahora el túnel ferroviario más largo del mundo. El túnel de base del San Gotardo, que costó cerca de 12.500 millones de francos (11.500 millones de euros), conecta Bodio, en el cantón del Tesino, con Erstfeld, en el cantón de Uri. La primera perforación se realizó en octubre de 2010.

El trazado del túnel de base del San Gotardo se reduce en una treintena de kilómetros en relación con el trazado alpino actual. La nueva obra permite aumentar las capacidades de transporte: hasta 260 trenes de mercancías y 65 trenes de pasajeros podrán circular cada día, mientras que el tope hasta ahora era de 180 trenes de mercancías para el trayecto histórico del túnel. Los trenes de pasajeros circularán a una velocidad de 200km/h, pudiendo alcanzar máximas de hasta 250km/h.

Suiza invierte para Europa

Gracias a la reducción de la duración del trayecto se recortarán las distancias entre las diferentes regiones de Suiza, pero también entre Alemania e Italia. Más de 20 millones de personas podrán beneficiarse del túnel de base del San Gotardo tan solo en el área situada entre el sur de Alemania y el norte de Italia. Con esta obra Suiza realiza un aporte sustancial a la política europea de transportes, contribuyendo así a unir más a Europa. 

Financiado por Suiza, el túnel de base del San Gotardo es a la vez el resultado de una idea surgida en Suiza como de una estrecha cooperación internacional. Empresas y trabajadores de una quincena de países participaron en la obra: las tuneladoras son de fabricación alemana, la empresa especializada en la entibación de pozos es surafricana y muchos ingenieros y mineros son originarios de Italia, Austria y los Balcanes.