Pan

En Suiza se preparan más de 200 clases de panes. El país alpino es también conocido por su repostería.

Variedad de panes
© AOP / IPG

La preparación del pan tiene en Suiza una tradición multisecular. Las distintas clases son la expresión de las preferencias regionales. En la Suiza alemánica se consume mucho pan negro, mientras que en la Romandía y en el Tesino hay preferencia por el pan blanco. En conjunto, el pan blanco pierde terreno frente al negro, que es considerado más saludable. 

Cada cantón tiene su propio pan tradicional. En los Grisones, por ejemplo, se prepara una rosca de pan negro con harina de trigo y centeno. El pan del Jurá lleva el escudo del cantón de adorno. Hasta hoy el único pan suizo protegido por denominación de origen DOP es el pan de centeno del Valais. Digno de mencionar es también el pan festivo “Cuchaule”, un bollo que lleva azafrán y se prepara con ocasión de la feria o “Chilbi” en el cantón de Friburgo. 

Repostería 

Existe una amplia variedad de dulces, como por ejemplo las galletas “läckerli”, que se confeccionan con harina de trigo, miel, azúcar, frutas escarchadas y nueces; los “hüppen”, que son una especie de gofres enrollados y rellenos; o los “offleten”, otro tipo de gofres. Numerosas especialidades están relacionadas con las festividades de San Nicolás y el Adviento, como el pan de especias, los “biberli” (un pastel rellenado de almendra) o los “grittibänze”, que se cuecen con masa de levadura.

Informaciones complementarias