Cantones

Suiza está constituida por 26 cantones, que gozan de amplia autonomía frente al poder central de la Confederación.

Vista interior de la cúpula del Palacio federal con los escudos de los cantones
La cúpula del Palacio federal. © Parlamento suizo

El territorio suizo está dividido en 26 cantones independientes y soberanos con sus respectivas capitales. Entre ellos existen amplias diferencias con respecto a extensión, cultura, orientación confesional y estructuras socio-económicas. 

Zúrich es con sus 1,4 millones de habitantes el cantón más poblado. Por contraste, Appenzell Rhodas Interiores solo cuenta 15.500 habitantes, constituyendo el cantón con la menor densidad demográfica de Suiza. 

Origen 

Los cantones son aquellos Estados que en 1848 se unieron en el Estado federal cediendo parte de su soberanía. En el siglo XX se constituyó un nuevo cantón. Se trata del Jurá, que se escindió del cantón de Berna en 1979. 

Los seis “semicantones”, llamados así por razones históricas, están representados en el Consejo de los Estados —la cámara alta de la Asamblea Federal— por uno en lugar de dos diputados como los demás cantones. Se trata de Alto Unterwald, Bajo Unterwald, Appenzell Rhodas Interiores, Appenzell Rhodas Exteriores, Basilea-Ciudad y Basilea-Campiña. 

Atribuciones 

Cada cantón dispone de constitución, parlamento, gobierno y tribunales propios. Según el principio de subsidiariedad establecido por la constitución federal, cada atribución que no esté asignada expresamente a la Confederación entra en el ámbito de competencia de los cantones, que de esta manera gozan de un elevado grado de autonomía en materias como educación, sanidad o policía. 

El número de diputados en los parlamentos cantonales oscila entre 50 y 180. Son elegidos por el pueblo, al igual que los 5 a 7 miembros de los respectivos ejecutivos. 

Los cantones de Appenzell Rhodas Interiores y Glaris todavía conservan sus antiguas “asambleas populares” (Landsgemeinden), una modalidad de la democracia directa única en el mundo. Una vez al año la ciudadanía se congrega al aire libre en la plaza mayor de la capital para a mano alzada elegir a los miembros del gobierno y votar sobre nuevas leyes cantonales. Los resultados de las votaciones se calculan en base a estimaciones y no a recuentos exactos. En todos los demás cantones las elecciones y votaciones tienen lugar exclusivamente en las urnas.