15.000 empleos creados en la Tunicia posrevolucionaria


Gracias al apoyo de la COSUDE, cientos de pequeñas empresas, como este taller de fabricación de puertas y ventanas en Kasserina, han podido ser creadas en Túnez. © COSUDE ©

El objetivo del proyecto I-SEMER (Iniciativa suiza para el Empleo y la Micro y Pequeña Empresa Rural) era la creación de 10.000 empleos para los jóvenes en cuatro gobernaciones menos favorecidas de Tunicia durante un período de 4 años. El proyecto superó su objetivo. Este proyecto, realizado en colaboración con contrapartes tunecinas, fue el primer apoyo operacional de Suiza en las zonas sensibles de la Tunicia posrevolucionaria.

Región/País Tema Período Presupuesto
Túnez
Empleo y desarrollo económico
Creación de empleo
Desarrollo de pequeñas y medianas empresas
01.07.2011 - 31.10.2020
CHF 8'441'000

Grandes desigualdades regionales, la falta de oportunidades y un alto índice de desempleo entre los jóvenes figuran entre los principales factores que desencadenaron la revolución tunecina. En este contexto sensible, el objetivo del proyecto I-SEMER es fomentar un desarrollo regional más equilibrado respaldando la actividad económica y la creación de empleos en las gobernaciones menos favorecidas del centro-oeste y del suroeste del país (Kasserine, Le Kef, Sidi Bouzid y Medenine, así como en la aglomeración de Túnez, la capital).

El proyecto ya puede calificarse de exitoso: ha contribuido a crear unos 15.000 empleos en sectores tan variados como los de restauración, turismo, servicios informáticos o artesanado.

El proyecto apoyado por la COSUDE se centra en tres niveles de intervención principales:

  1. la organización de mesas redondas para mejorar el clima de los negocios a nivel local,
  2. el apoyo a la creación de micro empresas por los jóvenes,
  3. la creación de pequeñas y medianas empresas en el medio rural.

Un diálogo constructivo gracias a las mesas redondas

Se trata de brindar una plataforma de discusión tripartita que reúna a las autoridades locales, así como a representantes del sector privado y del sector asociativo. El objetivo es estimular el debate entre las partes interesadas por el desarrollo económico de la región a fin de lograr un diálogo constructivo. Ello debería permitir identificar los factores que obstaculizan el desarrollo regional y poner en marcha actividades susceptibles de mejorar el clima de los negocios. Las mesas redondas constituyen, pues, “laboratorios” en materia de toma de decisión democrática y de descentralización del poder.

La promoción de la micro empresa mediante el acompañamiento y la concesión de microcréditos

Este módulo intenta llegar a los jóvenes, hombres y mujeres, sin empleo y acompañarles en la creación de una micro empresa ofreciéndoles un acompañamiento específico y un producto financiero adaptado a sus necesidades. Este plan es ejecutado con una contraparte experimentada, la ONG ENDA, que cuenta con una extensa red de agentes y una vasta cartera de clientes en las regiones más remotas de Tunicia. Se garantiza una óptima cobertura del territorio.

Desde 2016, se ha puesto en marcha una incubadora de empresas en un barrio desfavorecido de Túnez con el fin de ofrecer a los jóvenes menores de 35 años servicios de formación, de acompañamiento y de gestión en todas las etapas de la creación de una micro empresa. Estos servicios de asesoramiento también existen en otras regiones del país.

El apoyo a la iniciativa empresarial y a la creación de pequeñas y medianas empresas en el medio rural

En las regiones periféricas, el apoyo a los jóvenes promotores incluye la organización de “talleres emprender”. Estos les permiten a los futuros empresarios familiarizarse con los distintos aspectos de la creación de una empresa (elaboración de un plan de negocios, p. ej.).

A fin de estimular la creación de su empresa, el proyecto I-SEMER también organiza concursos para la iniciativa empresarial en partenariado con el Banco tunecino de Financiación de las Pequeñas y Medianas Empresas (BFPME). Se centra la atención en los jóvenes, las mujeres y los diplomados. Un jurado evalúa el número de empleos creados y el carácter innovador de los proyectos.

Los ganadores reciben un acompañamiento específico para garantizar la viabilidad de su proyecto y pueden beneficiarse de una participación financiera de un fondo tunecino-suizo gestionado por el BFPME.

La experiencia muestra que el acompañamiento técnico propuesto a los empresarios combinado con la financiación de los proyectos responde a una necesidad real. Convencido de la pertinencia del proyecto, el gobierno tunecino decidió, en 2015, otorgar la suma de 60 millones de dinares tunecinos (30 millones de CHF) al fondo tunecino-suizo ante el BFPME a fin de prolongar y ampliar el apoyo ofrecido a la creación de pequeñas y medianas empresas. 

La historia de Mohamed, agente de viajes

Domina a la perfección el sentido del comercio. Empezando desde casi cero, Mohamed Nourdine Dammak ha terminado por dirigir, a sus 28 años, un negocio próspero. «Había montado mi propia agencia de viajes y me quedaba por resolver el tema de la financiación de la producción de material promocional como folletos, carteles, etc.» Pero encontrar un crédito resultó una tarea ardua. Después de haber recibido varias negativas por parte de los bancos, el joven llamó a la puerta de la ONG ENDA. «El gestor de la cartera de los nuevos emprendedores me salvó. Defendió mi caso hasta el final», declara Mohamed. Gracias a un préstamo de 5000 dinares (2200 CHF), el joven empresario pudo abrir sus comercio en 2013 en la ciudad de Sfax, situada en la costa este de Túnez. Una vez transcurridos varios meses ya se había ganado la confianza de un buen número de clientes. Tres años más tarde, su agencia cuenta con seis empleados y Mohamed acaba de inaugurar una segunda oficina en Monastir.