Cooperación internacional

Sequía, covid-19 y conflicto en Afganistán: Suiza contribuye a crear perspectivas de futuro

Afganistán sufre las consecuencias de más de 4 décadas de guerra. En un contexto tan frágil, la combinación de cooperación al desarrollo y de ayuda humanitaria puede suponer una gran diferencia para la población sobre el terreno, declara Patricia Danzi, directora de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), la cual se hizo una idea sobre el terreno de los desafíos a afrontar.

Tres niños contemplan la capital afgana, Kabul, desde una colina.

Con su compromiso con el Estado de Derecho, la protección, la seguridad alimentaria y la educación básica, Suiza está creando perspectivas para el pueblo de Afganistán. © Keystone

La población afgana echa la vista atrás a cuatro décadas difíciles. A consecuencia de los distintos conflictos estallados desde la década de 1980, a día de hoy Afganistán es uno de los países menos desarrollados económica y socialmente del mundo. Se calcula que hasta el 90% de la población vive con menos de 2 USD al día. El prolongado conflicto entre los talibanes y las tropas gubernamentales afganas, así como las consecuencias de la crisis del Covid-19 y del cambio climático, hacen que las perspectivas de futuro para la población del Estado en Hindu Kush sean sombrías. Las persistentes sequías amenazan la seguridad alimentaria de más de 30 millones de personas en el país. “Ante tal situación, la población afgana requiere perspectivas de futuro, la esperanza de alcanzar la paz y contrapartes como Suiza dispuestas a comprometerse a largo plazo”, declara Patricia Danzi.

Ante tal situación, la población afgana requiere perspectivas de futuro, la esperanza de alcanzar la paz y contrapartes como Suiza dispuestas a comprometerse a largo plazo.
Patricia Danzi, directora de la COSUDE
Vista de un campo de trigo y un canal de riego en una región árida de Afganistán.
Gracias a un canal de riego cofinanciado por Suiza, el trigo vuelve a crecer en un valle de la provincia de Kabul. © Keystone

Desde la década de 1990, la COSUDE presta apoyo a la población afgana con ayuda humanitaria y un vasto programa de desarrollo. Desde el 2002, Suiza cuenta con una oficina de cooperación en Kabul que ya ha señalado su presencia y compromiso en todos los conflictos y crisis.

Cinco días en Afganistán

Durante su estancia de cinco días en Afganistán en junio de 2021, la directora de la COSUDE, Patricia Danzi, visitó un valle en la provincia de Kabul cuyo suelo estaba demasiado seco para cultivar alimentos debido a períodos de sequías. Gracias a un canal de riego construido en este valle por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) con fondos suizos, el suelo vuelve a ser fértil para los agricultores en la región. Al mismo tiempo, la construcción del canal permitió a los desplazados internos tener un trabajo con ingresos durante unos meses.

Un niño con una prótesis de pierna se sienta en una cama.
En Herat, al oeste de Afganistán, el CICR proporciona prótesis a la población con el apoyo de Suiza. © COSUDE

Sin embargo, desde hace 40 años, la guerra sigue siendo el factor determinante del sufrimiento de la población. Esto lo ilustró muy bien la visita de la directora de la COSUDE a un centro de rehabilitación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Herat, en el oeste de Afganistán. Desde hace 30 años, el CICR, con el apoyo de Suiza, no solo proporciona aquí prótesis y servicios de fisioterapia, sino que también promueve la integración social y económica de las personas afectadas. Hasta ahora, se han beneficiado de este programa unas 250.000 personas en todo el país.

En reuniones con el vicepresidente Saleh, el ministro de refugiados y repatriación Akhlaqi, el ministro de finanzas Payenda y representantes de distintas ONG, Patricia Danzi conversó sobre la situación política y las cambiantes necesidades de la población en el país. Los representantes de las autoridades afganas, así como las ONG contrapartes nacionales e internacionales destacaron la importancia de la presencia suiza para una eficaz cooperación al desarrollo en Afganistán a fin de aliviar el sufrimiento y proteger las vidas humanas.

Estado de derecho y protección de personas necesitadas

Los derechos fundamentales de las personas se sitúan en el centro del compromiso de la COSUDE con el Estado de derecho y la protección en Afganistán. Se trata, sobre todo, de mejorar el acceso de mujeres y hombres a los servicios jurídicos. Además, Suiza aboga por reformas institucionales del sistema judicial afgano. P. ej., ha contribuido en 16 provincias a la creación de tribunales especializados en tratar casos de violencia contra las mujeres. Para ello, Suiza presta apoyo financiero, político y práctico a la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Afganistán (Afghanistan Independent Human Rights Commission, AIHRC).

En el ámbito político, Suiza aboga por la protección y la reintegración a largo plazo de los desplazados internos y de los retornados del extranjero, así como por un mejor acceso a la ayuda humanitaria.

Agricultura y gestión de los recursos naturales

El conflicto, el cambio climático y sus consecuencias repercuten negativamente en la seguridad alimentaria de Afganistán. Suiza aborda esta problemática a dos niveles. Por una parte, trabaja con pequeños agricultores en zonas remotas y montañosas, p. ej., en las provincias de Daikondi, Paktiyā y Jost, a fin de prepararlos mediante la gestión sostenible de sus recursos para los impactos de los peligros naturales y del cambio climático, como p. ej. las inundaciones o las sequías. Ello permite a las familias de pequeños agricultores incrementar su producción y evitar las pérdidas de cosechas. Por otro lado, a nivel institucional, los proyectos suizos refuerzan los servicios públicos del Estado afgano para los pequeños agricultores.

Educación básica

Ya antes de la pandemia de Covid-19, 3.7 millones de niños afganos carecían de acceso a la educación. Es probable que esta extensa brecha educativa ya existente en la sociedad, se agrave aún más en el futuro con el cierre de escuelas en 2020 debido a la propagación del coronavirus. La educación básica juega un importante rol no solo para el bienestar y el futuro de los niños, sino también para el desarrollo económico y social de un país. Por ello, Suiza aboga por la mejora del acceso a una educación básica de calidad para todos en Afganistán.

Con sus proyectos en el ámbito de la educación para niños de hasta 12 años, Suiza refuerza el marco institucional del sistema educativo afgano: en diálogo con el ministerio de educación afgano, Suiza promueve entornos de aprendizaje seguros. Asimismo, aboga por la reescolarización de los niños en las antiguas zonas de combate y apoya a Afganistán en la formación y el asesoramiento de los profesores.

El porqué Suiza también se compromete en contextos frágiles

En un contexto frágil como el de Afganistán, Suiza combina la ayuda humanitaria con la cooperación al desarrollo a largo plazo. De este modo, Suiza contribuye a ayudar al pueblo afgano a corto plazo en su situación de emergencia y, al mismo tiempo, a crear una nueva confianza en las instituciones públicas y perspectivas de futuro mediante el compromiso a largo plazo con la buena gobernanza y la educación. Ello no solo reduce la presión sobre la migración irregular, sino que también incrementa las oportunidades de desarrollo económico y social de Afganistán y su capacidad de resistencia ante las crisis. Por lo tanto, Afganistán figura entre los países prioritarios de la Estrategia de Cooperación Internacional 2021-2024.

Una brújula estratégica para la cooperación internacional de Suiza

El viaje a Afganistán de Patricia Danzi, directora de la COSUDE, se enmarca en la implementación de los objetivos de la cooperación suiza al desarrollo. Para ella, reviste gran importancia la estabilización de países frágiles como Afganistán, ya que crea perspectivas de futuro y alivia las necesidades y el sufrimiento.

Tras analizar la situación mundial actual y evaluar las tendencias y evoluciones que podrían revestir importancia en el futuro, a finales de enero de 2020 el Consejo federal fijó objetivos generales en su Estrategia de Política Exterior 2020–2023 (EPE).

Derivada de la EPE, la Estrategia de Cooperación Internacional de Suiza 2021-2024 (Estrategia de CI) persigue cuatro objetivos en cuatro regiones prioritarias. Al centrarse en Europa del Este, Norte de África, Oriente Medio y África subsahariana, así como en Asia central, meridional y sudoriental, la estrategia refuerza la eficacia y la eficiencia de la CI. Sus cuatro objetivos igualmente importantes contribuyen a la reducción de la pobreza y a la implementación de la Agenda 2030 y son los siguientes:

  • Creación de empleos decentes sobre el terreno
  • Lucha contra el cambio climático 
  • Reducción de las causas del desplazamiento forzado y de la migración irregular 
  • Compromiso con el Estado de derecho

Las estrategias temáticas, como la estrategia de CI, complementan las estrategias geográficas, tales como la estrategia para África subsahariana o MENA del DFAE. Dichas estrategias están armonizadas. De este modo, se implementa más eficazmente el compromiso de Suiza en materia de política exterior, se evita la duplicación de esfuerzos y se explotan las sinergias entre las entidades federales implicadas y las contrapartes externas.

Esta interacción entre las estrategias es importante a fin de que Suiza pueda implementar su política exterior de forma coordinada en todas las partes del mundo y actúe de manera coherente y unificada.

Volver a inicio