Reforzar la gobernabilidad al servicio de las sociedades

La cooperación internacional de Suiza apoya el proceso de reforma y refuerza las instituciones con vistas a alcanzar una mejor gobernabilidad en los países contrapartes donde interviene. La buena gobernanza es un tema transversal que se aplica a la mayoría de los proyectos.

Las condiciones de vida de los individuos dependen en gran medida de las reglas y de las instituciones que los rodean. En otros términos, una situación de Estado de derecho e instituciones sólidas y sensibles a las necesidades de los más indefensos son indispensables para reducir la pobreza.

La cooperación internacional de Suiza tiene por misión respaldar todo el proceso de transición hacia el Estado de derecho, la democracia y la economía de mercado. Se trata de reforzar, allí donde ya se han hecho progresos, las instituciones políticas democráticas, los sistemas judiciales y las organizaciones que hacen posible un desarrollo social y económico igualitario.

Promover la participación ciudadana

Suiza promueve la participación de los ciudadanos, mejora las estructuras de gobierno y apoya las reformas de descentralización. Además, asume un compromiso en favor de una buena gobernanza en los ámbitos económico y financiero, de una gestión adecuada, responsable y transparente de las finanzas públicas y de un entorno reglamentario propicio al ejercicio de actividades comerciales.

La lucha contra la corrupción es un aspecto esencial porque esta discrimina a los más pobres, así como a las minorías étnicas y lingüísticas a la hora de acceder a los servicios públicos. Además, alimenta las tensiones sociales menoscabando la confianza de los ciudadanos en sus instituciones.

El fomento de una buena gobernanza permite, por el contrario, reducir las tendencias a la radicalización y el extremismo, fenómenos estos que surgen como consecuencia de las frustraciones e injusticias percibidas o incluso reales.