Garantizar un acceso sostenible a recursos y prestaciones

La cooperación internacional de Suiza asume el compromiso de mejorar las condiciones de vida de hombres y mujeres pobres y vulnerables. Una vida digna supone un acceso permanente a los recursos y a las prestaciones necesarias

Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible no solo promueven progresos sustanciales a realizar de aquí a 2030 en los sectores del empleo, la seguridad alimentaria, el agua, la asistencia sanitaria, la educación básica y la formación profesional. También presuponen que la inclusión simultánea de las necesidades de las poblaciones vulnerables conllevará círculos virtuosos.

Así, por ejemplo, una educación más accesible puede dar lugar a un estilo de vida más saludable, y en consecuencia a una mejor salud, a una mayor productividad agrícola en el ámbito económico y al nacimiento de reivindicaciones políticas liberadoras para los más pobres.

Reforzar el bienestar respetando los ecosistemas

La cooperación internacional de Suiza se centra en las diversas formas de pobreza, vulnerabilidad y exclusión. Refuerza las capacidades económicas, humanas, políticas y socioculturales de los individuos, prestando especial atención a las mujeres y a los más vulnerables (niños, jóvenes, personas mayores, enfermos o personas con algún tipo de hándicap, otros grupos desfavorecidos…). Toda persona debe poder crearse oportunidades, resurgir tras un duro golpe, hacerse oír.

Suiza persigue la creación de condiciones marco que permitan a cada persona disponer de prestaciones y bienes básicos, garantizando una protección y una gestión sostenible de los recursos naturales disponibles y de los ecosistemas. Apoya un aprovechamiento sostenible del agua, los suelos, los bosques, así como de los recursos mineros y energéticos. Respalda proyectos innovadores que favorezcan las energías propias y la eficiencia energética.