La apuesta de la COSUDE por la sociedad civil de Burkina Faso

Artículo, 28.12.2015

La elección pacífica del presidente Roch Marc Christian Kaboré en Burkina Faso el 29 de noviembre de 2015, trece meses después del largo reinado de Blaise Compaoré, ha tenido un gran impacto. Este país de África Occidental puede enorgullecerse de haber logrado una transición verdaderamente democrática. Para la COSUDE, este triunfo supone el éxito de la labor que ha llevado a cabo para fortalecer la sociedad civil a largo plazo.

Un grupo de mujeres burkinesas hablan durante una reunión en un local.
Reunión de un grupo de tintoreras del municipio de Koudougou, en el centro de Burkina Faso. Las mujeres miembros de este grupo se organizan para dialogar con las autoridades y mejorar sus ingresos. © COSUDE

Las buenas noticias, como el anuncio de la elección pacífica del nuevo presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré, también merecen atención. Todos los observadores han confirmado que las elecciones presidenciales y legislativas, celebradas el 29 de noviembre de 2015 en todo el país, tuvieron lugar sin irregularidades significativas.

Estas votaciones han puesto fin a la transición más o menos tranquila que se inició a finales de octubre de 2014 con la destitución del antiguo presidente Blaise Compaoré. Incluso durante el golpe de Estado de una semana de duración orquestado por un general disidente en septiembre de 2015, la población mantuvo la calma y defendió el interés público.

Un éxito para la cooperación al desarrollo

“El proceso de transición llevado a cabo hasta las últimas elecciones es el resultado del empeño del pueblo burkinés, pero también constituye un éxito para la cooperación al desarrollo en general y para la labor realizada por Suiza en particular”, observa Chantal Nicod, jefa de la División África Occidental de la COSUDE. Hace más de veinte años que Suiza trabaja con la sociedad civil de Burkina Faso para desarrollar su capacidad de asumir responsabilidades y participar en los procesos decisorios. Para ello, promueve una cultura de la ciudadanía basada en el diálogo, la transparencia y la rendición de cuentas por parte de las instituciones públicas.

El fortalecimiento de la sociedad civil burkinesa y, más en general, la promoción de una democracia participativa en Burkina Faso son los denominadores comunes de todas las intervenciones de la COSUDE en el país.

Apoyo al proceso electoral

En relación directa con las elecciones programadas, la COSUDE asignó, desde el mes de abril de 2015, cinco millones de francos suizos a la consolidación del proceso electoral. Concretamente, apoyó a 24 organizaciones de la sociedad civil en su función de educación ciudadana (la participación de la población en las votaciones alcanzó el 60%), así como a 16 partidos políticos para la elaboración de programas electorales equilibrados y constructivos. Las instituciones nacionales encargadas de las elecciones recibieron asistencia técnica y material.

De modo paralelo, la COSUDE respondió afirmativamente a una solicitud de ayuda financiera de la radiotelevisión nacional de Burkina Faso (RTB). Tras el saqueo de sus locales durante la insurrección de octubre de 2014, la RTB no estaba en condiciones de cumplir con su función de servicio público de información. Mediante el apoyo prestado a la RTB durante un período de 18 meses, la COSUDE hizo posible que la población pudiera mantenerse informada de forma imparcial sobre las principales cuestiones en torno a las elecciones.

Una sociedad civil responsable

En un nivel más amplio, la COSUDE lleva a cabo desde 2005 un programa de fortalecimiento de la sociedad civil destinado a capacitar a los diversos actores del ámbito socioeconómico burkinés para que puedan exigir a las autoridades que rindan cuentas sobre la ejecución de las políticas nacionales públicas. El objetivo es mejorar las capacidades de organización, gestión financiera y defensa y promoción de una decena de organizaciones ciudadanas. En este marco, la COSUDE finanza, junto con otros donantes, el funcionamiento de una red nacional de lucha contra la corrupción (RENLAC).

Participación de las poblaciones en el logro de su bienestar

Desde el punto de vista económico, la ayuda brindada por la COSUDE a grupos y representantes locales de 15 distritos rurales tiene por objeto generar empleos y mejores ingresos para miles de artesanos. Por otra parte, el compromiso paralelo de la COSUDE con miras a modernizar el sector agrícola requiere un apoyo a las federaciones campesinas en su labor de defensa y promoción de las reformas emprendidas por el Estado. La experiencia demuestra que una mejor concertación entre los representantes locales, los productores y los comerciantes permite aumentar la producción alimentaria.

A escala nacional, la COSUDE coopera con unas treinta asociaciones de mujeres para mejorar sus técnicas e infraestructuras de transformación agrícola. En tres años, 7000 campesinas y 3000 colegas masculinos que partieron de cero han pasado a generar unos ingresos de unos 25 francos suizos al mes. Asimismo, la COSUDE contribuye a disminuir los conflictos potenciales entre ganaderos y agricultores en torno al reparto de los recursos naturales (pastizales, puntos de agua, etc.) y a difundir información sobre el precio de los productos. Actualmente, unos 30.000 horticultores locales reciben periódicamente información sobre la evolución de los precios. Varios proyectos de infraestructura financiados por Suiza, tales como el acondicionamiento de terrenos pantanosos, fuentes públicas, letrinas o carreteras, también cuentan con la participación activa de las poblaciones afectadas.

Aprendizajes adaptados a las necesidades

Finalmente, la COSUDE promueve una gestión descentralizada en el ámbito de la educación y la formación profesional. Se alienta a las poblaciones rurales a participar en el establecimiento de un sistema escolar adaptado a sus necesidades para evitar que los niños abandonen la escuela primaria. Para ello, apoya programas educativos alternativos elaborados por asociaciones y ONG locales (enseñanza acelerada, clases bilingües, escuelas comunitarias). Desde 2006, alrededor de 500.000 jóvenes y adultos han aprendido a leer y escribir de esta manera y 10.000 chicos y chicas de entre 9 y 15 años han podido reintegrarse en un programa escolar. Además, la COSUDE estimula la reflexión para crear nuevas vías de aprendizaje adaptadas a las necesidades del mercado.

En todos los casos, la COSUDE se esfuerza por compartir las soluciones desarrolladas a nivel local con las autoridades políticas de Burkina Faso a fin de que estas puedan examinarlas e inspirarse. La integración de las necesidades expresadas por la población en los proyectos de reforma es esencial para construir un Estado estable y democrático a largo plazo. Otra condición necesaria es que los recursos financieros puestos a disposición de las comunidades locales vayan aumentando paulatinamente.