Un año después del terremoto, el esfuerzo de reconstrucción junto a los nepaleses

Toma de postura, 22.04.2016

Tras el envío de material de socorro a Nepal inmediatamente después del terremoto devastador del 25 de abril de 2015, Suiza se movilizó junto a la población para reconstruir en la medida de lo posible. El trabajo de reconstrucción exige paciencia y perseverancia. Un año después de la catástrofe y a pesar de un arduo día a día, miles de nepaleses han encontrado un motivo de alegría.

Un albañil conversa con dos lugareños delante de una casa rehabilitada.
Una de las prioridades de Suiza tras el terremoto ha sido formar a albañiles nepaleses con las técnicas de construcción sostenible. © COSUDE

Qué no habremos leído durante los meses siguientes al seísmo del 25 de abril de 2015 en Nepal en el que murieron cerca de 9000 personas y resultaron afectados unos 5.4 millones de nepaleses...Material de socorro bloqueado en el aeropuerto, completa desorganización de la ayuda humanitaria, pueblos inaccesibles, etc. El contexto en el que tuvieron que reaccionar la embajada de Suiza y la COSUDE, así como el resto de organizaciones humanitarias, fue como poco complejo.

Y sin embargo Suiza puede sentirse orgullosa de haber contribuido a la reconstrucción del país aprovechando su larga experiencia de cooperación en el desarrollo y sus enlaces diplomáticos sobre el terreno, sin olvidar las decenas de expertos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria, a los que se movilizó durante cerca de dos meses.

Múltiples intervenciones

Una vez finalizada la fase de urgencia, Suiza financió la rehabilitación de puentes colgantes. Ha estado formando albañiles inculcándoles las técnicas de construcción sostenible. Ha financiado la distribución de semillas en 45 pueblos, ha respaldado las actividades de una plataforma de asistencia psicológica para los traumatizados por el terremoto o incluso ha iniciado la rehabilitación de templos en Dolakha, enclave histórico situado a varios cientos de kilómetros al este de la capital Katmandú. Finalmente, la COSUDE ha puesto a disposición a una ciudadana suiza, encargada hoy día de coordinar la «Housing Recovery and Reconstruction Platform», instancia que supervisa todas las iniciativas de reconstrucción de viviendas a nivel nacional.

Un año después del seísmo aún queda mucho por hacer. Pero como afirma un albañil formado por una organización asociada a la COSUDE, la solidaridad está en marcha: «Ahora puedo ayudar a otros a reconstruir sus casas...»