Viviendas más seguras gracias a la construcción antisísmica

Artículo, 13.10.2017

Debido al aumento de las catástrofes por fenómenos naturales violentos, la prevención es hoy día una cuestión fundamental. La COSUDE se compromete con la reconstrucción antisísmica, como por ejemplo en Nepal y en Ecuador, donde las viviendas han sido destruidas recientemente de forma masiva a causa de terremotos de magnitud 7.8.

Albañiles construyendo los muros de una casa.
Albañiles y aprendices de construcción antisísmica en la obra en la ciudad de Pedernales, Ecuador, 2017. © COSUDE

Los fenómenos naturales violentos golpean a todos los países sin distinción, pero sus repercusiones son aún más dramáticas en los países pobres. El Día Internacional para la Reducción de los Desastres, decretado por la ONU, tiene como objetivo alentar los esfuerzos realizados para fortalecer la resiliencia de las colectividades y los países afectados. En Nepal y en Ecuador, países donde hace poco una gran parte de la población se quedó sin hogar, la COSUDE apoya la reconstrucción invirtiendo en la reducción de riesgos futuros. Además, está acumulando experiencia en la materia ya que ya llevó a cabo trabajos similares en 2004 en Pakistán y en 2010 en Haití. 

Formación para los más desfavorecidos sobre construcción antisísmica en Nepal 

Los violentos terremotos que tuvieron lugar en Nepal el 25 de abril y el 12 de mayo de 2015 dejaron sin vida a más de 8'500 personas, hirieron a más de 22 000 y destruyeron o dañaron seriamente cerca de 750 000 viviendas, dejando temporalmente a 3.2 millones de personas sin techo. Una vez que se hubo proporcionado alojamiento provisional, bienes de primera necesidad, comida, kits para obtener agua potable a los siniestrados, así como una asistencia médica para las mujeres embarazadas o que acababan de dar a luz, los expertos de la Ayuda Humanitaria de la COSUDE advirtieron que las viviendas de las zonas rurales habían sido especialmente devastadas. En los distritos de montaña, donde vive la población pobre, la calidad de las construcciones era efectivamente inferior y estaba menos adaptada a los temblores que en los centros urbanos. 

Justo después del desastre, los nepaleses comenzaron a reconstruir sus casas sin haber sido en su mayoría informados de las ventajas de las construcciones antisísmicas. La COSUDE, establecida allí desde hace varias décadas, reaccionó ampliando uno de sus proyectos de formación profesional ya en curso. Desarrolló manuales y cursos que se impartieron a los obreros de la construcción para enseñarles métodos de construcción más fiables. Ante el éxito de la operación, el proyecto se amplió hasta finales de 2017. La COSUDE lanzó también un proyecto de apoyo técnico directo para los propietarios nepaleses. Sus expertos pudieron así poner su saber hacer a disposición de 4500 propietarios del distrito de Ramechhap, iniciándoles en las técnicas de construcción de viviendas más seguras. Las construcciones están erigidas a base de materiales locales y van reforzadas con elementos antisísmicos de hormigón armado o madera, respetando en la medida de los posible las tradiciones estéticas de la región. 

La COSUDE se ha concentrado en comunidades de zonas rurales de difícil acceso. La coordinación de los diferentes actores allí establecidos (autoridades locales, Embajada de Suiza, ONG suizas e internacionales y bancos de desarrollo) ha permitido crear sinergias y optimizar la ayuda. Suiza, entre otros, ha aportado 7 millones de CHF a un fondo fiduciario especial de donantes múltiples gestionado por el Banco Mundial que apoya a la autoridad nepalesa para la reconstrucción. Con el fin de proporcionar a los habitantes más vulnerables los medios para reconstruir de forma más segura, este último ha donado 3000 CHF a cada hogar que sufre dificultades económicas a condición de comprometerse formalmente a respetar las directivas antisísmicas. 

Profesionales de la construcción ecuatorianos sensibilizados sobre los riesgos de desastres 

Un año más tarde, el 16 de abril de 2016, fue Ecuador quien sufrió un temblor de tierra. La experiencia aprovechada por la COSUDE en Nepal y en otros lugares se pudo usar en beneficio de la población ecuatoriana. Gracias al apoyo de expertos de la COSUDE, albañiles, carpinteros, ingenieros y arquitectos locales fueron también allí capaces de optimizar sus capacidades a fin de construir de forma más resistente a los terremotos. Se organizó una extensa campaña de sensibilización sobre la construcción antisísmica en las diferentes escuelas que forman a los especialistas de la construcción. Ecuador, a menudo expuesto a temblores de tierra por su posición geográfica, en la confluencia de tres placas tectónicas, está interesado en invertir en la construcción antisísmica con el fin de resistir mejor futuras sacudidas.