Los niños soldados – un problema global y un crimen de guerra

Artículo, 26.09.2013

Según la definición de la ONU, se entiende por niño soldado toda persona menor de 18 años que forme parte de una fuerza o grupo armado y que directa o indirectamente participe en un conflicto armado. Los niños y las niñas no sólo se utilizan como combatientes, sino también como cocineros, guardias, porteadores o mensajeros o para cometer atentados suicidas. A menudo, las niñas soldados son sometidas a abusos sexuales o forzadas a casarse.

Según datos de la ONU, en el mundo hay unos 300.000 niños y niñas utilizados como niños soldados que forman parte de ejércitos gubernamentales o de grupos rebeldes.

Actualmente, más de 50 organizaciones o grupos en todo en el mundo reclutan a niños soldados. Según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional en La Haya (Países Bajos), el reclutamiento y la utilización de niños soldados menores de 15 años constituyen un crimen de guerra.

Problema global
Según datos de la ONU, en el mundo hay unos 300.000 niños y niñas utilizados como niños soldados que forman parte de ejércitos gubernamentales o de grupos rebeldes. En África y en Asia la situación es particularmente crítica. Cabe señalar también que gobiernos y grupos armados en Europa, América del Norte, del Centro y del Sur, así como en Oriente Medio reclutan a niños menores de 18 años. Además, hay muchos niños que pertenecen a un ejército momentáneamente inactivo o a un grupo militante.


Marco jurídico y medidas de protección
Desde 1977 existen límites de edad establecidos legalmente para el reclutamiento y la utilización de soldados en un conflicto armado:

  • Protocolos adicionales a los cuatro Convenios de Ginebra (1977):
    Se fija en 15 años la edad mínima para el reclutamiento y la utilización de niños en caso de guerra.
  • Convención de la ONU sobre los derechos del niño (1989):
    La Convención prescribe la edad mínima de 15 años para el reclutamiento de soldados y su utilización en un conflicto armado. La Convención sobre los derechos del niño es el Tratado de derechos humanos más ratificado. 193 Estados se han comprometido a aplicarla. EE.UU y Somalia son los únicos países que no la han firmado. La Convención ha sido completada mediante tres protocolos adicionales. Uno de ellos es para la mejor protección de los niños en conflictos armados. El Protocolo adicional entró en vigor el 12 de febrero de 2002. Se elevó a 18 años la edad mínima para una participación directa en conflictos bélicos, así como para el reclutamiento para grupos armados y el servicio militar obligatorio.
  • Carta africana sobre los derechos y el bienestar del niño (1990):
    La Carta es el único tratado con carácter regional que aborda el tema de los niños soldados. La Carta prohíbe la participación de personas menores de 18 años en los combates. Además, en ella se insta a los Estados a no reclutar a niños soldados.
  • Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (1989):
    El Estatuto prohíbe la utilización de niños menores de 15 años en fuerzas y grupos armados, así como en acciones bélicas. Además, se estableció que el reclutamiento de soldados menores de 15 años constituye un crimen de guerra.

En el 2005, el Consejo de seguridad de la ONU creó un sistema de vigilancia y de información a fin de poder vigilar, documentar e informar mejor sobre el abuso en materia de utilización de niños como soldados. Se definieron seis categorías de abusos graves («The Six Grave Violations»), que sirven de base para recabar pruebas:

  • Matanza y mutilación de niños
  • Reclutamiento y utilización de niños como soldados
  • Violencia sexual contra los niños
  • Ataques a escuelas y hospitales
  • Denegación del acceso a la ayuda humanitaria para niños
  • Secuestro de niños


El informe más reciente de la ONU sobre niños en conflictos armados («Children and armed conflict: Report of the Secretary-General») de mayo de 2013 enumera países que en el 2012 violaron los derechos de los niños en una de las formas arriba mencionadas. En el foco de atención de la ONU están 17 países y regiones, entre ellos, Afganistán, Myanmar, Siria, Sudán y Sudán del Sur.

Tras el final de la guerra civil en el 2005, en el Sur de Sudán pertenecían a grupos armados unos 12.000 niños; hoy en día aún son alrededor de 1.200. Cabe señalar que se sigue reclutando a nuevos niños soldados. Según el informe de la ONU de 2013 sobre niños y conflictos armados, en el año anterior fueron reclutados como niños soldados 252 niños de entre 14 y 17 años; de ellos, 106 por el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLA).

En 1996, la ONU mandató por primera vez a una persona para la protección de los niños soldados. Actualmente, Leila Zerrougui es la representante especial de la ONU para niños en conflictos.

Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán: de la milicia de la guerrilla al partido gubernamental

Los albores del SPLA se remontan a 1983 cuando John Garang, entonces jefe de una escuela militar del Sur de Sudán, cambió de bando y se incorporó a un grupo guerrillero para luchar por la independencia del Sur de Sudán no musulmán contra el gobierno islamista en Jartum. En la guerra civil de 1983-2005, el ejército del gobierno sudanés, Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF) luchó contra los rebeldes del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán. El 9 de enero de 2005, el gobierno sudanés y el SPLA firmaron un acuerdo de paz global («Comprehensive Peace Agreement», CPA). En él se acordó que una vez transcurridos seis años se decidiría si el Sur desea mantener la unidad con el Norte o si se funda un Estado independiente. John Garang fue nombrado vicepresidente de Sudán.

En enero de 2011, más del 90 por ciento de los sudaneses del Sur se pronunciaron por la independencia. El 9 de julio de 2011 fue fundado oficialmente Sudán del Sur como el Estado 54 de África. En el 2005, John Garang pereció en un accidente de helicóptero.