Igualdad y derechos de las mujeres en los conflictos y en los contextos frágiles

Unas niñas con pañuelos blancos hacen fila. Una niña mira hacia atrás.
En las situaciones de conflicto y posconflicto, las mujeres tienen necesidades, papeles y vulnerabilidades diferentes. © ONU foto/Olivier Chassot

La COSUDE promueve los derechos de las mujeres y de las niñas en los conflictos y adopta medidas para prevenir la violencia de género. Fomenta, además, la participación de las mujeres en los procesos de paz, de transformación y de construcción del Estado.

En el punto de mira de la COSUDE

Fortalecer los derechos de las mujeres y de las niñas en contextos frágiles e integrar la dimensión de género en sus estrategias y proyectos conforme al Plan de Acción Nacional 1325 (PAN 1325) es un objetivo fundamental para la COSUDE. Mediante el PAN 1325, Suiza cumple con los compromisos de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, aprobada en el año 2000, que fue la primera en mencionar las consecuencias de los conflictos armados en las mujeres y las niñas. Al mismo tiempo, la Resolución 1325 se distingue por destacar la importancia fundamental de la participación de las mujeres para el éxito de los procesos de paz.

La COSUDE persigue dos objetivos principales para aplicar esa Resolución:

1. Intensificar sus actividades en materia de prevención y protección frente a la violencia de género, prestando una atención especial a las fases posteriores al conflicto (contextos de posconflicto), así como a las crisis humanitarias. La COSUDE concede especial importancia a la implicación de los hombres y de los chicos en sus proyectos.

2. Potenciar la participación de las mujeres y la integración de la perspectiva de género en los procesos locales de paz, de transformación y de construcción del Estado.

Contexto

En las situaciones de conflicto y posconflicto, las mujeres y los hombres tienen necesidades, papeles y vulnerabilidades diferentes. Así, por ejemplo,  las mujeres se ven especialmente afectadas por la violencia de género. Mientras que ellas a menudo se ven rechazadas por su comunidad después de haber sido violadas, el tabú que pesa sobre la violencia sexual de los hombres ejercida sobre otros hombres es asimismo un problema importante. La COSUDE procura considerar a los hombres tanto como víctimas como perpetradores.

Además, la COSUDE intenta involucrar más a las mujeres en los procesos nacionales y locales de gobernanza y de consolidación de la paz por la innegable influencia positiva que ellas ejercen. Por otra parte, la COSUDE persigue una mayor implicación de los hombres en las actividades de prevención y de fomento de la igualdad con el fin de que ellos también sean abanderados de esta causa, no solo en interés de las mujeres sino también del conjunto de la sociedad.