Fondo para la Infancia – UNICEF

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF trabaja a escala mundial por el bienestar de los niños. A pesar de los inmensos avances, aún existen millones de niños que no pueden ir a la escuela o que sufren de desnutrición. UNICEF aboga por los derechos de los niños, la cobertura de sus necesidades básicas y la mejora de sus oportunidades. Su mandato dual para la ayuda de emergencia humanitaria, así como para la cooperación al desarrollo, convierten a UNICEF en la contraparte más importante de Suiza en cuanto a la protección de los niños.

La función principal de UNICEF es promover los derechos establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño. El Fondo trabaja para que todos los niños tengan la posibilidad de sobrevivir, desarrollarse y desplegar plenamente su potencial sin discriminación ni favoritismos. UNICEF se esfuerza por crear las condiciones apropiadas para el desarrollo de los niños y se preocupa especialmente por su protección durante los conflictos y situaciones de emergencia.

Niñas levantando la mano en una clase para responder a una pregunta de la profesora mientras que una de ellas mira hacia atrás sonriendo.
Suiza refuerza UNICEF en su capacidad de ofrecer a todos los niños del mundo protección y posibilidades de desarrollo. © UNICEF

Contexto

Se han hecho grandes avances en las dos últimas décadas. La tasa de mortalidad en el caso de niños por debajo de cinco años descendió, pasando de 12.7 millones a cerca de 6 millones de decesos por año. La cantidad de niños desnutridos se redujo a la mitad. En el 2016 se alcanzó un 92% de tasa neta de escolarización en la escuela primaria en los países en desarrollo y la paridad de género sigue aumentando en este nivel. A pesar de ello, un gran número de niños entre los más pobres y desfavorecidos no se ha podido beneficiar de estos significativos avances. Los resultados positivos de los países que han alcanzado sus objetivos nacionales enmascaran la gran desigualdad. Asimismo, las continuas crisis humanitarias siguen obstaculizando el desarrollo de aproximadamente 30 millones de niños

Objetivos de UNICEF

Con la Estrategia de UNICEF 2018–2021 se persigue alcanzar resultados concretos que favorezcan a los niños más desprotegidos. El objetivo es romper el círculo vicioso de la desigualdad. La estrategia se basa en los siguientes cinco objetivos:

  • Cada niño sobrevive y puede desarrollar su potencial

Ello incluye el fomento del desarrollo en la primera infancia, la mejora del estado de nutrición de los niños, así como de la salud de madres y recién nacidos. Pero igualmente se ha de garantizar la salud de los jóvenes mediante la vacunación, la prevención del VIH/Sida o el fomento de una alimentación equilibrada.

  • Cada niño aprende

Ello comprende fomentar en general los procesos de aprendizaje de los niños pequeños, crear accesos a la enseñanza para niños y niñas no escolarizados, especialmente en situaciones de crisis humanitarias, así como fomentar el desarrollo de competencias de los jóvenes.

  • Se protege a cada niño de violencia y explotación

Ello incluye, entre otros aspectos, contrarrestar, siempre que sea posible, la violencia y las malas prácticas hacia niñas y niños, prevenir las graves violaciones cometidas contra los niños durante las crisis humanitarias e introducir un registro de nacimientos consistente.

  • Cada niño vive en un entorno seguro y limpio

Garantizar a cada niño el acceso a agua potable e instalaciones sanitarias básicas; ofrecer, en consecuencia, una mayor protección a los niños con respecto a la contaminación, los desastres naturales, así como los efectos del cambio climático.

  • Cada niño tiene las mismas oportunidades de tener éxito en la vida

Ello comprende la igualdad de géneros ya desde la infancia, un amplio apoyo a los niños con discapacidad, mayor participación de los jóvenes en los procesos públicos, así como la reducción de la pobreza multidimensional de los niños gracias a una mejor protección social

Estrategia de UNICEF 2018–2021

Resultados

Gracias a sus actividades, UNICEF ha contribuido de forma sustancial para mejorar el marco normativo y legal en favor de los niños. En el 2017, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia obtuvo, entre otros, los siguientes resultados:

  • Más de 78.6 millones de niños fueron vacunados contra el sarampión (+54% en comparación con el 2013) y 150’000 niños infectados por el VIH obtuvieron un tratamiento antirretroviral.
  • 32.7 millones de niños tuvieron acceso a agua potable de mayor calidad (+42% en comparación con el 2014).
  •  12.5 millones de niños recibieron material escolar (+31% en comparación con el 2014).

Compromiso de Suiza

Prioridades de Suiza

Las prioridades y actividades operacionales de UNICEF son acordes a los objetivos estratégicos del Mensaje sobre la cooperación internacional 2017-2020, en especial el objetivo 2 relativo a la prevención y resolución de crisis, catástrofes y fragilidad, así como a la promoción de la transformación de los conflictos, y el objetivo 3, garantizar a todos un acceso continuo a los recursos y servicios.

 Con respecto al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Suiza persigue los siguientes objetivos:

  • Reforzar las capacidades de UNICEF para la protección y educación de los niños, tanto en situaciones humanitarias de emergencia como en la colaboración al desarrollo a largo plazo,
  • Reforzar la capacidad de rendimiento operacional de UNICEF procurando que mejore sus capacidades de evaluación, intensifique su compromiso con el sector privado y promueva la paridad de género dentro de la organización,
  • Mejorar la cooperación con el sistema de la ONU procurando que UNICEF participe de forma activa en las reformas del sistema de desarrollo de la ONU y coordine con mayor refuerzo sus actividades a nivel nacional.

Mensaje sobre la cooperación internacional 2017-2020

Contribuciones de Suiza

Suiza aporta una contribución básica de 59.6 millones CHF, es decir, cerca de 20 CHF anuales, para el período 2018-2020. Por otra parte, la COSUDE financia actividades humanitarias y de desarrollo de UNICEF a nivel nacional e internacional. La COSUDE se encarga también de enviar a expertos para la implementación de los programas de UNICEF en ámbitos estratégicos relativos, por ejemplo, a la protección en situaciones de crisis, el agua y a la asistencia sanitaria básica.

Como uno de los principales países donantes, Suiza desempeña un papel activo en el seguimiento y evaluación de la rendición de cuentas operacional y financiera de UNICEF a través de su participación en el Consejo de administración. Suiza mantiene con regularidad diálogos con UNICEF a diferentes niveles de gestión para definir avances y futuros desafíos.

El compromiso de Suiza en UNICEF contribuye a largo plazo a sociedades estables, así como a un entorno internacional estable. La fuerte interconexión global de Suiza hace que su seguridad y bienestar dependan de esta estabilidad. UNICEF es una importante contraparte de Suiza con respecto a su responsabilidad internacional, a sus obligaciones y objetivos en la protección infantil y a la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño.