Clima

En Suiza hay cuatro estaciones del año claramente diferenciables y las condiciones climáticas varían ampliamente entre las distintas regiones del país, sobre todo atendiendo a la topografía y las diferentes altitudes.

El río Aar cerca de Gösgen en otoño
La ribera del Aar en otoño cerca de Gösgen, cantón de Soleura. © astrogator / flickr.com

Suiza se encuentra en el corazón de Europa, en la encrucijada de grandes zonas climáticas. La proximidad del Atlántico, que conduce masas de aire húmedos hacia los Alpes, determina en gran medida el clima en el país. Los vientos de poniente templan el clima tanto en el semestre de verano como en el de invierno, y traen además precipitaciones a lo largo de todo el año. 

La topografía y las diferentes altitudes del terreno dan lugar en Suiza a un elevado número de microclimas. Las condiciones pueden ser parecidas a las de Siberia o a las del Mediterráneo según la ubicación y la estación. 

Temperaturas 

Las temperaturas varían considerablemente en función de la altitud. En la Planicie la temperatura media se sitúa en 1°C en el mes de enero y en 17°C en julio. En términos generales, los valores térmicos en el Tesino superan los de la Planicie por 2 o 3 grados centígrados. A una altitud de 1.500 msnm las temperaturas medias alcanzan -5°C en enero y 11°C en julio. En ese nivel las precipitaciones en invierno caen generalmente en forma de nieve. Sin embargo, suelen ser más bien raras las nevadas en las cotas más bajas de la Suiza occidental (Ginebra y alrededores), septentrional (Basilea y alrededores) y en el Tesino, en el extremo sur del país.    

Clima alpino 

Los Alpes constituyen una barrera climática entre el norte y el sur de Suiza. La cordillera alpina alberga un elevado número de microclimas complejos, en particular en los valles del Valais y de los Grisones, donde impera un clima seco. Otra particularidad del clima suizo es el föhn, un viento cálido que sopla en dirección vertical al eje longitudinal de los Alpes, propiciando un clima muy templado y seco entre otoño y primavera. 

Calentamiento 

Desde principios de los años 90 las temperaturas registradas en Suiza se sitúan por encima de la media. Los años más cálidos registrados desde 1864 son todos posteriores al 2000, siendo el 2015 el año más cálido hasta ahora. 

Suiza contribuye a los esfuerzos internacionales para contener el calentamiento climático. La Ley sobre la emisión de CO2 prevé hasta 2020 una reducción mínima de los gases de efecto invernadero del 20 por ciento en relación con las emisiones del año 1990.