Influencias culinarias de los países vecinos Italia, Francia, Alemania y Austria han marcado la cocina suiza. Estas influencias en combinación con tradiciones autóctonas han generado a una amplia variedad. Muchas de las especialidades que antiguamente solo eran regionales, se encuentran hoy en toda Suiza.

Capuns, rollitos de acelga rellenos con pasta de huevo y trocitos de carne
Cada región tiene sus propias especialidades, como por ejemplo los Grisones con sus capuns, unos rollitos de acelga rellenos. © Grisones Turismo

Influencias culinarias de Alemania, Francia y la Italia septentrional, las distintas condiciones climáticas, así como las tradiciones campesinas han marcado la cocina suiza. Con frecuencia, las regiones lingüísticas constituyen también en el ámbito culinario un cuadro para la variedad de productos diferentes. 

Pan, queso, salchichas, vino, tartas y chocolate tienen una tradición secular en Suiza. Muchos platos que antiguamente eran regionales, son hoy populares en todo el país, como por ejemplo el rösti, la fondue o la raclette. Algunos de estos platos han alcanzado notoriedad internacional. Otros como el muesli, sin embargo, si bien se comen en todo el mundo, apenas se suelen relacionar con Suiza. 

Cocina suiza – datos y cifras

Sobre los «famosos de Servela» y los productos de la industria alimentaria que se encuentran en casi todos los hogares de Suiza.

Platos nacionales de Suiza

Queso y patatas, manzanas y avena: de estos ingredientes se han elaborado algunos de los platos nacionales de Suiza más famosos.

Chocolate

Cómo los chocolateros suizos lograron reinventar el chocolate en el siglo XIX, sentando así las bases para la fama mundial del chocolate helvético.

Queso

Queso duro, queso blando, queso fresco granulado, queso alpestre del refugio alpino, rosetas de queso, queso para untar, queso fundido, el queso suizo es mucho más que solo el emmental.

Especialidades regionales

La cocina suiza se compone de muchas especialidades regionales influenciadas por sus diversos paisajes y las cuatro regiones lingüísticas.