El porqué del compromiso de Suiza

La tradición humanitaria y solidaria de Suiza se remonta a su Constitución. El artículo 54 estipula que Suiza contribuye principalmente a paliar la necesidad y la pobreza en el mundo. Este compromiso también redunda en el propio interés de Suiza. La evolución política, económica y ecológica mundial ejerce una influencia directa sobre la calidad de vida dentro de nuestras fronteras

Suiza no puede encontrar aisladamente una solución a la pobreza, pero puede contribuir a atenuarla, actuando de manera solidaria. Este espíritu de solidaridad se remonta en la Constitución federal y está basado en el art. 54, apdo. 2 de la Constitución, según el cual la Confederación “contribuye principalmente a paliar la necesidad y la pobreza en el mundo, así como a promover el respeto de los derechos humanos, la democracia, la coexistencia pacífica de los pueblos y la preservación de los recursos naturales”.

La cooperación internacional forma parte integrante de la política exterior y de la política económica exterior de Suiza. Está incluida en la larga tradición humanitaria de Suiza.

Suiza, un actor responsable

Suiza se beneficia en gran manera de la globalización, por lo que está llamada a ser un actor responsable. Su éxito, su prosperidad y sus valores, a la vez que la influencia de la que goza a nivel internacional, le confieren la responsabilidad de poner sus fuerzas al servicio del mundo, en beneficio de los más pobres y vulnerables.

El hecho de que Suiza se comprometa a encontrar soluciones a los desafíos de nuestro planeta y que apoye a los países menos privilegiados en esta misión, no hace que sean estos países los únicos que saquen provecho; todos se benefician, incluyendo a Suiza. En este sentido, la cooperación internacional aborda una gestión responsable de los desafíos a los que se enfrenta nuestro país.

En el interés de Suiza

La prosperidad y la seguridad de Suiza dependen en gran parte de su entorno internacional. Así, por ejemplo, conflictos armados, crisis o catástrofes naturales en otras regiones tienen repercusión en Suiza, debilitando la economía mundial y afectando a las cadenas de valor de las empresas, aumentando la presión migratoria o poniendo en peligro el acceso de Suiza a los recursos naturales.

Así pues, Suiza tiene principalmente un interés estratégico por la paz y la prosperidad de otras regiones ya que ello permite reducir la migración por necesidad y los problemas que esta conlleva, sacando provecho de las ventajas de la migración regular. Para las empresas suizas, orientadas en gran medida hacia el exterior, los mercados del futuro no provienen únicamente de los países industrializados sino cada vez más de las economías en desarrollo de Asia, Europa del Este, África o América Latina. Igualmente, los recursos naturales de los que dependen se encuentran en parte en estos países.