Formación profesional en Túnez – Objetivo Empleo

Proyecto terminado
El proyecto de la COSUDE permite a los jóvenes graduados universitarios en busca de empleo realizar prácticas dentro de "empresas simuladas" para adquirir competencias sociales y profesionales. © Swisscontact © Swisscontact

El desempleo juvenil es un factor decisivo en las revoluciones que han azotado los países de África del norte en 2011 y se debe a la baja empleabilidad en el mercado laboral. Un proyecto de la COSUDE tiene por objetivo fomentar la formación profesional en Túnez. Los jóvenes estudiantes universitarios en particular tienen la posibilidad de adquirir competencias de tipo práctico en el marco de prácticas que efectúan en las llamadas "empresas simuladas". En vista del éxito obtenido, la intervención de Suiza se prolongará hasta 2020.

  

Región/País Tema Período Presupuesto
Túnez
Empleo y desarrollo económico
Vocational training
Creación de empleo
Formación profesional
Desarrollo de pequeñas y medianas empresas
15.07.2012 - 31.12.2015
CHF 3'150'000
Khaled Ben Salem, 25 años, trabajando frente a su ordenador
Khaled Ben Salem forma parte de los 125 jóvenes graduados que han sido capacitados por las dos empresas simuladas financiadas por la COSUDE en Túnez desde marzo de 2014. © COSUDE

El desempleo juvenil sigue siendo un grave problema para Túnez pues pone en peligro la cohesión social y el proceso de transición hacia la democracia. En las gobernaciones más desfavorecidas y para ciertos grupos, entre los cuales se hallan los jóvenes graduados y las mujeres, la tasa de desempleo alcanza casi el 50%.

Algunos sectores económicos no ofrecen suficientes puestos de trabajo. Sin embargo, los desajustes entre el número de solicitantes de empleo y de puestos vacantes es un desafío adicional. A menudo, los jóvenes graduados no poseen las cualificaciones que exigen los empleadores. La COSUDE intenta responder a este problema a través de un proyecto que tiene por objetivo fomentar la formación profesional en Túnez.

Reducción de la tasa de desempleo

El proyecto se suma a iniciativas paralelas de la COSUDE cuyo objetivo es la creación de empleo. El "desarrollo económico" de los países del Magreb representa uno de los tres campos de acción previstos por el Programa suizo para África del norte 2011-2016.

Para el proyecto "Formación profesional en Túnez" han sido definidos tres objetivos prioritarios:

  • reducir la tasa de desempleo mediante el aumento de la empleabilidad y del espíritu empresarial de los jóvenes graduados
  • contribuir a mejorar la imagen de la formación profesional en Túnez
  • fortalecer los partenariados y las sinergias entre los socios públicos y privados con el objeto de ajustar los programas de formación a las exigencias impuestas por el mercado laboral

El proyecto que lleva a efecto la organización Swisscontact bajo los auspicios del Ministerio tunecino de la Formación Profesional y del Empleo (MFPE) se propone contribuir a la transformación del sistema de formación profesional. Actualmente, dicho sistema no es lo suficientemente atractivo y carece de una clara orientación hacia las necesidades del sector privado.

Renovación pedagógica y ofertas de especialización

Los jóvenes tunecinos pueden acceder a varios cursos de perfeccionamiento y de inserción profesional. A algunos de ellos se les propone seguir cursos de formación técnica orientados hacia la práctica e impartidos por centros de formación existentes. En dichos casos, el proyecto se compromete a mejorar la calidad de la enseñanza ofrecida. Desde 2012 unos setenta formadores de empresas han recibido una capacitación para aplicar métodos pedagógicos innovadores.

Al mismo tiempo, 315 tunecinos (de los cuales el 66% está representado por mujeres) provenientes de regiones desfavorecidas del país se han beneficiado con cursos de formación específicos para iniciar y desarrollar actividades de alto valor añadido. La cría de la codorniz, la poda de la vid y la técnica de gestión de proyectos agrícolas forman parte de la gama de cursos de especialización disponibles. Dichos cursos de capacitación están destinados a producir resultados inmediatos, refuerzan el tejido económico local y la creación de microempresas.

De la teoría a la práctica

Los graduados universitarios que desean perfeccionarse mediante una formación comercial pueden, por su parte, ser contratados por una de las dos "empresas simuladas" creadas hasta la fecha en Túnez en el marco del proyecto de la COSUDE (ELAN y Pro Evolution Skills). Las empresas llamadas "simuladas" tienen la particularidad de funcionar como empresas reales a pesar de que comercializan únicamente productos y servicios virtuales en el seno de una red mundial de intercambios.

El objetivo es que los jóvenes contratados accedan a una experiencia de inmersión profesional "real" para desarrollar competencias sociales y profesionales indispensables y luego poder obtener un empleo en el mercado laboral: trabajo en equipo, puntualidad, dominio práctico de las actividades comerciales, idiomas, etc. "En ELAN descubrí procedimientos y métodos de trabajo que no nos enseñan en la facultad pero que, sin embargo, son fundamentales para evolucionar con facilidad en el mundo del trabajo", señala Ameni Ben Rejeb, 22 años, quien fue contratada en septiembre de 2014 por una empresa industrial en la periferia sur de Túnez. Khaled Ben Salem, 25 años, se expresa en términos similares: "Tras haber obtenido mi título de estudios, pensaba que insertarse en la vida profesional era un proceso que ocurriría de forma natural. En efecto, mi experiencia en Pro Evolution Skills me ha enseñado a organizar más eficazmente mi tiempo de trabajo, a respetar los plazos de ejecución, a manejar la relación con los clientes y sus múltiples e incesantes solicitudes de rectificación ...".

Pericia suiza

Como con el enfoque dual sobre formación profesional, Suiza puede aportar su amplia experiencia en materia de empresas virtuales. La organización Helvartis, sita en La Chaux-de-Fonds, administra en Suiza una red de aproximadamente sesenta estructuras similares inspiradas en proyectos piloto lanzados ya a mediados del siglo XX. En colaboración con la COSUDE, Swisscontact, el MFPE y la Confederación de empresas ciudadanas de Túnez (CONECT), Helvartis ha contribuido al lanzamiento y la certificación de las empresas simuladas ELAN y Pro Evolution Skills en la capital, Túnez. Desde marzo de 2014, dichas empresas han contratado y formado a 125 jóvenes graduados, de los cuales dos tercios son mujeres. Además de beneficiarse con la capacitación y recibir un certificado de trabajo al finalizar su actividad temporal, los empleados de ELAN y de Pro Evolution Skills reciben una modesta remuneración.

Con arreglo al concepto del proyecto, las "empresas patrocinadoras" brindan apoyo a las empresas simuladas al permitirles utilizar sus catálogos de productos y sus logotipos. A cambio de esto, las primeras tienen a su alcance a profesionales del comercio altamente cualificados y habituados a las reglas del trabajo empresarial.

La tasa de inserción profesional de los ex-empleados de ELAN y de Pro Evolution Skills alcanza el 84% y es un signo cabal del valor añadido de estos empleos temporales, que permiten a los jóvenes también prepararse mentalmente para sus futuros desafíos laborales. "Mi actividad en Pro Evolution Skills me hizo recuperar ciertos valores que había perdido, como la confianza en mí misma y en mis aspiraciones profesionales", afirma Abir Allouch, joven que obtuvo desde entonces un empleo como grafista en una empresa de comunicación.

En una economía tunecina caracterizada por un sector terciario en pleno auge y en la que miles de jóvenes graduados universitarios ingresan en el mercado laboral año tras año, las empresas simuladas llenan un vacío estratégico en la cadena de formación. A medio plazo, se prevé que otras empresas se sumen a ELAN y Pro Evolution Skills como "competidores".

El proyecto de la COSUDE, que ha sido prolongado hasta 2020, se extenderá a cuatro nuevas regiones del país. Los jóvenes de las provincias desfavorecidas de Kasserine, Sidi Bouzid, Siliana, Medenine et Tataouine, así como de las zonas costeras afectadas por la crisis del sector turístico a raíz de los atentados terroristas perpetrados en 2015 (en Sousse y Mahdia), serán los principales beneficiarios.